6 razones para que los niños tengan una bici para ciclismo de ruta

El amor por el ciclismo de ruta comienza a cualquier edad. Creemos que el nuestro comenzó antes de nacer. No obstante para llegar a él se necesitan dar los primeros pedalazos, y esto ocurre a temprana edad con la primera bicicleta.

Cuando un padre decide comprarle a su hijo su primera bici o es el niño quien pide una, el más pequeño está entrando en una actividad que si no los engancha la primera vez, le hará llamados a lo largo de su vida. Lo más seguro es que con el tiempo atienda dicha invitación y se suba de nuevo a unos pedales para vivir la felicidad y la sensación única que se siente al practicar ciclismo de ruta o de montaña.

Motivos para que todo niño tenga una bici

  1. Mejora la autoestima

Uno de los grandes logros, quizá el primero que podemos recordar, es la primera vez que pudimos andar en bicicleta sin las llanticas de los lados. Parece una conquista pequeña pero cuando eres un chico de cinco años esto se convierte en toda una hazaña.

  1. Fomenta la imaginación

Salir en bici, hacer ciclismo de ruta o de montaña, es una nave a la imaginación para niños y adultos pues la ayuda a ejercitar. Cuando vas por carretera o trocha te convences de que estás viviendo una aventura y no haciendo un deporte.

  1. Produce sensación de libertad e independencia

A todos, a absolutamente todos la bicicleta nos regala este par de sensaciones. Sentir el aire en la cara, la velocidad, que se tiene el control, son emociones fundamentales para desarrollar la iniciativa, la capacidad de tomar decisiones y enfrentar las adversidades.

  1. Impulsa la actividad física desde los primeros años

Los mejores hábitos se consiguen desde pequeños. Sin un niño comienza con la actividad física por iniciativa propia, las seguirá practicando por el resto de su vida. Asimismo, con la práctica de un deporte como el ciclismo combatirán los problemas asociados al sedentarismo.

  1. Genera Consciencia y Sentido de Comunidad

Aun cuando la bici es un vehículo individual promueve la amistad con los demás. En un artículo pasado lo dijimos, el ciclismo de ruta desarrolla las habilidades sociales porque en la ruta todos somos amigos, más cuando somos niños.

  1. Produce mucha felicidad

Si algo que distingue la bici es la alegría que genera en todos. ¿Cuándo han visto un pequeño triste cuando va pedaleando? Es mágica sin dudas; es más, ella nos ayuda a mantener vivo el niño que llevamos dentro.

La Ruta Colombia SURA y sus eventos de ciclismo de ruta comenzaron con los primeros pedalazos y hoy nos llevan por todo el país. Es más, tenemos una categoría, Piccolo, para que comiencen a sentir la experiencia de un gran fondo. Con seguridad Nairo, Rigo, Fernando, Egan y los demás escarabajos comenzaron con llanticas en su infancia para más tarde triunfar.

Port Relacionados

Deja un comentario